Aceite de almendras dulces

El Aceite de almendras dulces ha sido utilizado extensamente por sus beneficios en la salud mucho antes de que la ciencia descubriera la calidad de este aceite y sus poderosas propiedades, sigue leyendo para conocer más.

El aceite de almendras dulces es muy popular en el sudeste asiático y en la región mediterránea donde el almendro fue domesticado por primera vez, el aceite extraído de los núcleos de las almendras dulces y de la nuez en sí fue acreditado como altamente recomendable para la salud del corazón y la piel.

Propiedades del aceite de almendras dulces

Ahora, sabemos que el aceite de almendras dulces es rico en vitamina E, ácidos grasos mono-saturados, proteínas, potasio y zinc, además de tener una serie de otros minerales y vitaminas que fortalecen su composición y explica por qué es tan bueno para nuestro corazón, la piel y el cabello.

Y sabiendo que el aceite de almendra viene en dos variantes, amarga y dulce, podemos indicar que el primero se extrae de la almendra amarga que contiene un glucósido llamado amígdala, éste se convierte en ácido cianhídrico tóxico en el procesamiento.

La mayoría de los almendros que crecen en la naturaleza producen almendras amargas que tienen grados variables de este glucósido, sin embargo, pueden tener consecuencias fatales si se ingieren.

Y es por eso que, aunque el aceite de almendra amarga tiene algunas propiedades medicinales y puede ser bastante seguro para la aplicación externa, es mejor evitarle debido al alto riesgo de envenenamiento.

No obstante, el aceite de almendras dulces proviene exclusivamente de almendras comestibles (Prunus amygdalus var. Dulcis) cultivadas selectivamente por su sabor dulce.

Y este aceite es popularmente utilizado para la piel y el cuidado del cabello, aunque también tiene muchos usos culinarios.

Echemos un vistazo a las propiedades terapéuticas del aceite de almendras dulces:

Propiedades terapéuticas del aceite de almendras dulces

  • Antiinflamatoria: Reduce la inflamación cuando se usa de forma tópica y también en la ingesta.
  • Antioxidante: El aceite de almendras dulces posee una capacidad antioxidante.
  • Generador de inmunidad: La ingesta de aceite de almendra dulce aumenta la inmunidad y proporciona una protección robusta ante diversas enfermedades.
  • Elimina toxinas: Este aceite es conocido por ayudar al hígado en la eliminación de toxinas.
  • Emoliente: Tiene excelentes propiedades de hidratación y se utiliza para tratar e hidratar la piel excesivamente seca.
  • Esclerosante: Se utiliza para tratar problemas vasculares como las venas de la araña, las hemorroides y las venas varicosas.
  • Laxante: Promueve la defecación y alivia el estreñimiento. Su poderosa acción laxante es suave en comparación con laxantes más fuertes como el aceite de ricino.
  • Analgésico: El aceite de almendras dulces es calmante para dolores leves.
  • Relajante muscular: El masaje con aceite de almendras dulces alivia los músculos estresados ​​y adoloridos.
  • Cicatrizante: Ayuda a curar las heridas más rápido.
  • Anti-caspa: Disuelve la caspa del cuero cabelludo.

Estas propiedades beneficiosas de aceite de almendras dulces lo vuelven muy útil en muchas condiciones personales.

Beneficios del aceite de almendras dulces

Las propiedades culinarias del aceite de almendras dulces han sido empleadas durante siglos, así como sus ventajas medicinales y terapéuticas. Así que si lo disfrutas en ensaladas o como agente calmante de la piel, entonces es hora de que conozcas los demás beneficios que debes estar recibiendo sin saberlo.Almendras amargas

 

#1 Promueve la salud del corazón

El aceite de almendras dulces contiene altas concentraciones de ácidos grasos mono-insaturados, estas grasas no saturadas están vinculadas a la prevención de enfermedades cardiovasculares.

De hecho, desde el año 2002 se encuentran estudios que muestran que tanto las almendras enteras como el aceite de almendras dulces reducen eficazmente el colesterol LDL y aumentan el colesterol HDL, siendo un protector de lipoproteínas de alta densidad, lo que reducen el riesgo cardiovascular.

#2 Aumento de la vitamina E

La vitamina E ayuda a tu cuerpo a producir glóbulos rojos y utilizar adecuadamente la vitamina K.

También es un potente antioxidante que ayuda a proteger tu cuerpo de los radicales libres, que son moléculas inestables que pueden dañar las células sanas.

El aceite de almendras dulces es capaz de fomentar la creación de antioxidantes y éstos, están ligados a una reducción en las enfermedades crónicas como el cáncer y las enfermedades del corazón.

Aunado a su poder de ayudar a crear antioxidantes, el aceite de almendras dulces es en sí, rico en vitamina E, de hecho, una porción de 3,5 onzas de aceite de almendras dulces proporciona aproximadamente 43 unidades químicas de vitamina E.

#3 Una piel suave y sin defectos

El aceite de almendras dulce es un aceite suave, hipoalergénico, que se puede utilizar con seguridad incluso en la piel del bebé.

De hecho, es el mejor aceite de masaje para bebés que existe, ya que cuando se frota suavemente en la piel, se absorbe por completo, siendo adecuado para la aplicación después del baño.

Pero para mejorar la absorción, calienta el aceite a la temperatura del cuerpo antes de la aplicación, y como este aceite natural tiene un olor ligeramente de nuez, la mayoría de las personas pueden encontrarlo agradable.

Actualmente, muchos productos para el cuidado de la piel afirman que su eficacia proviene de la vitamina E añadida a ellos, de ser así, entonces el aceite de almendras dulces es ideal para tener una piel suave y sin defecto, ya que este está naturalmente dotado de esta vitamina antioxidante altamente potente.

Además, la aplicación regular del aceite puede proteger tu piel contra el estrés oxidativo y prevenir el daño por radiación UV, manteniéndola suave y flexible.

#4 Controla la pérdida de cabello

Todos los días perdemos alrededor de un centenar de mechones de pelo y aunque esto no afecte nuestro volumen de cabello, debido al constante nuevo crecimiento del mismo, su caída se puede deber a que el pelo está más pesado de lo normal.

Esto se debe a que la exposición a contaminantes ambientales, deficiencias nutricionales, desequilibrio hormonal y estrés tienden a ser demasiado para que éste se sostenga de forma natural en el cuero cabelludo, fomentando así la pérdida excesiva de cabello.

También, la deficiencia de magnesio y calcio en particular trae como resultado el crecimiento de cabello débil, incrementando así la pérdida del mismo. Además, el zinc es otro mineral importante para el cabello saludable, pero su deficiencia es conocida por causar alopecia, caracterizada por el adelgazamiento del cabello, pero ¿Sabes cómo el aceite de almendras dulces puede ayudar a prevenir y tratar la pérdida del cabello? Pues, porque éste es rico en todos estos minerales como el aceite de onagra.

Sin embargo, es necesario usar aceite de almendras de forma regular para controlar la pérdida de cabello y la mejor manera es a través del uso tópico en el cuero cabelludo.

Los remedios del aceite de almendra para el crecimiento del pelo todavía existen en la sociedad de hoy, de hecho, hay un gran número de recetas pregonando las habilidades del aceite de almendras dulces para hacer crecer y mantener un cabello saludable.

Las recetas combinan el aceite de almendras con yema de huevo, aplicando estas mezclas para masajear el cuero cabelludo, ya que estimula los folículos pilosos. Sin duda es un aceite conocido por ser una excelente fuente de proteína, por lo que resulta perfecto para la protección del cuero cabelludo y la piel.