Aceite de Caléndula

El aceite de caléndula proveniente de los pétalos de esta hermosa flor tiene mucho valor tanto en las culturas tradicionales como en la actualidad, ya sea como un remedio homeopático como para el cuidado de la cicatrices menores.

Antes de conocer mejor sobre el aceite de caléndula, queremos comentarte qe éste se extrae de los pétalos de la flor con el mismo nombre, también conocida como Margarita, pero el género de la caléndula tiene alrededor de 15 a 20 especies de plantas en la familia Asteraceae y siendo nativa del sudoeste de  Asia, de Europa occidental y el Mediterráneo, desde hace muchos siglos se aprecian sus propiedades beneficiosas para la salud.

El nombre común “caléndula” se refiere a la Virgen María, con la que se ha asociado desde el siglo XIV, cuando fue incluido como ingrediente en una receta inglesa para combatir la peste.

Pero ésta no es la primera referencia histórica de este aceite, que también es usado desde hace siglos para honrar a la Virgen María durante los eventos católicos, así como también fue considerada por los antiguos egipcios como poseedora de propiedades rejuvenecedoras.

Además, los hindúes usaban las flores de caléndula para adornar estatuas de dioses en sus templos, así como para colorear sus alimentos, tejidos y cosméticos, como el aceite de onagra.

Propiedades del aceite de caléndula

La palabra “caléndula” viene del latín “calendae”, que significa “poco calendario”  porque la flor florece en las calendas o el primero de la mayoría de los meses. Esta es la especie más comúnmente cultivada y usada actualmente, ya que es la fuente del aceite herbario.

Y el aceite de caléndula se destila de las tapas de las flores, logrando una textura es muy pegajosa y viscosa, con un olor muy extraño que a menudo ha sido descrito como almizclado, leñoso e incluso podrido, por eso, este olor no atrae fácilmente a muchas personas, incluso cuando se utiliza en un remedio.

Los valores terapéuticos del aceite de caléndula lo podemos apreciar en el tratamiento de problemas de la piel y su uso para este tipo de aflicciones no es reciente, ya que se conoce que desde hace mucho tiempo se han utilizado cataplasmas con el aceite de caléndula para curar y borrar las cicatrices de la viruela, por mencionar un ejemplo.

Además, las propiedades atribuidas al aceite de caléndula son tónicas, sudoríficas, emmenagógicas y antiespasmódicas, pero se utiliza principalmente dermatológicamente.

Asimismo, es útil para tratar pieles muy sensibles y para ayudar a curar las cicatrices de los que han tenido muy mal acné, viruela y varicela.

También, en pequeñas proporciones y mezclado con otros aceites, puede resultar como un calmante natural en las zonas del cuerpo con mucho dolor. Así como es recomendable para tratar fuertes quemaduras, aunque si su olor o aspecto no son agradables, bien pueden mezclarse una cucharada o dos con una loción o crema calmante, para disimular el olor y textura.

Beneficios del aceite de caléndula

El aceite de caléndula se utiliza tradicionalmente para muchas cosas, entre ellas están los calambres abdominales y el estreñimiento. Sin embargo, será tu piel la que reciba buena parte de los beneficios que provee este aceite, ya que gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas e hidratantes, será la opción más recomendada por cualquier herbolario.

Para la sequedad de la piel o agrietada

Las pieles resecas tienden a despellejarse como muestras de deshidratación en tales zonas, y el aceite de caléndula es muy beneficioso para tratar la sequedad en la piel.

Aplicado directamente, se convierte en una gran crema hidratante para la piel seca y para aquella severamente agrietada o dividida, además de que es buenísima para ayuda a calmar el área y reducir el dolor.

Así que, los serios problemas de la piel como eczemas, psoriasis, dermatitis y otros se pueden calmar usando aceite de caléndula y si éste es aplicado tópicamente en la zona afectada.

Esto se debe a la acción anti-fúngica del aceite de caléndula que también es ideal para ayudar a tratar el pie de atleta, la tiña y la picazón por escaldamiento.

Para la inflamación

El aceite de caléndula funciona bien en los músculos torcidos o magulladuras, gracias a que su acción antiinflamatoria ayuda a disminuir la hinchazón de las lesiones.

De esta forma, aplicar el aceite de caléndula en tejidos inflamados e hinchados es la mejor forma de probar las propiedades curativas del extracto de aceite de esta flor.

Y ya que al reducir la inflamación, también se reduce el dolor, el aceite trabaja en aliviar dolores, sobre la piel seca, eczemas y hemorroides, debido a que estas aflicciones responden al alto contenido de triterpenoides de la caléndula.

Aceite de Onagra

También ayuda a tratar las venas de la araña, venas varicosas, úlceras en las piernas y estrías, así que pueden ser aplicadas en dichas zonas donde se presenten las inflamadas venas de forma diaria o interdiaria.

En el cuidado del bebé

Como tiene propiedades altamente comprobadas en cuanto al tratamiento de la inflamación de la piel, este aceite también ayuda a aliviar las erupciones del pañal que pueden irritar extremadamente a un bebé.

 

Para tratar cortes menores y heridas

La acción antiséptica y antimicrobiana del aceite ayuda a acelerar la cicatrización de heridas y cortes menores, también ayuda a aliviar las picaduras de insectos, acné y llagas en la cama.

Así que también puedes utilizar el aceite de caléndula para combatir las infecciones bacterianas en las abrasiones de la piel, muchos médicos afirman que la acción antimicrobiana de este aceite es tan fuerte que, incluso desde el tratamiento externo, es capaz de matar a la Staphylococcus aureus, un germen común que infecta abrasiones, quemaduras y cortes.

Es por eso que se considera que tiene un poder curativo extra, no solo funcionando como cicatrizador  en las pieles abrasadas sino que también las previene de cualquier infección peligrosa.

Como antiséptico

Las propiedades antisépticas que proporciona el aceite de caléndula hacen que este se convierta en un complemento de primera opción para cada kit de primeros auxilios.

Así que puedes utilizar este aceite para prevenir la infección de mordeduras de insectos, arañazos y pequeños cortes y quemaduras. Sin embargo, no debes usarlo en cortes profundos en los tejidos y debes suspender su uso si llegas a observar reacciones alérgicas a la caléndula.

En la prevención del cáncer

El aceite de caléndula tiene ciertas propiedades antitumorales que lo hacen muy valioso en la nueva investigación del cáncer que explora soluciones naturales a esta epidemia global.

Y aunque el cáncer sigue siendo uno de los grandes misterios de nuestra especie en términos de salud colectiva, se ha determinado que existen compuestos como los que se encuentran en la caléndula, que ofrecen soluciones y cambios sobre este tema crítico.

Cólicos y espasmos

Entre otra de las propiedades del aceite de caléndula están las que ayudan a tratar los cólicos y espasmos.

Y es que posee algunas propiedades anti-espasmódicas que se pueden aprovechar desde las infusiones con el té hasta gotas de éste aceite milagroso en la zona del dolor.

Si sufres un trastorno del sistema nervioso, o eres del tipo de mujer que sufre con cólicos dolorosos cada vez que tiene la menstruación, ya sea durante el síndrome premestrual como durante la misma menstruación, o padeces otro tipo de condición espasmódica, la adición del aceite de caléndula (no cosmético) a tu dieta, puede ser una opción sabia que tu cuerpo sabrá agradecer.

Lo más importante con el aceite de caléndula es que forma parte de elementos naturales a los que puedes tener acceso con facilidad e incorporar a tu ritmo de vida sin problemas; ya sea por uso tópico como por uso comestible, los beneficios de este tipo de aceite son tantos que vale la pena probar.