Aceite de Coco

Propiedades del Aceite de Coco

Si estas buscando cuidar tu piel, cabello y tienes tiempo tratando de perder peso, entonces conoce las propiedades y beneficios del aceite de coco y te sorprenderás porque puede lograr todas esas cosas y mucho más.

No es difícil creer que el aceite de coco tiene beneficios y aportes para el cuidado de la piel, del cabello, en la mejora de la digestión, para ayudar en la pérdida de peso, en el tratamiento de infecciones por levaduras, y el aumento de la inmunidad contra infecciones y enfermedades.

Pero si aún no sabías que este aceite tiene todos los beneficios que mencionamos arriba ni que sus propiedades se utilizan en los países tropicales, Estados Unidos y algunos países de Europa, entonces te mencionamos que tanto son los aportes, que ha empezado a ganar más y más popularidad en todo el mundo.

El aceite de coco contiene una gran cantidad de de propiedades que se metabolizan de manera diferente en nuestro cuerpo y pueden tener efectos terapéuticos para varios tratamientos médicos.

Además, es conocido que gracias a sus ácidos grasos, puede ser beneficioso para tratar desórdenes cerebrales.

De hecho, el aceite de coco es una de las fuentes más ricas de grasa saturada conocida por el hombre, con casi el 90% de los ácidos grasos saturados y recientemente se ha demostrado que dichas grasas son inofensivas para el organismo; determinando a través de muchos estudios que no existen vínculos de estas grasas con las enfermedades del corazón.

Además, el aceite de coco no contiene las grasas saturadas promedio, como los que se encuentran en el queso o carne, sino que contienen triglicéridos de cadena media o MCT por sus siglas en inglés, que non más que aquellos ácidos grasos de una longitud media.

¿Por qué es importante conocer que éstos son de longitud media? Porque la mayoría de los ácidos grasos dañinos al organismo son de cadena larga.

De esta forma, los ácidos grasos de cadena media en el aceite de coco se metabolizan de manera diferente y aportan más propiedades a los órganos.

¿Cómo? Estos ácidos grasos se dirigen directamente al hígado desde el tracto digestivo, donde se utilizan como una fuente rápida de energía o se convierten en las llamadas cetonas, que pueden tener efectos terapéuticos en trastornos cerebrales como la epilepsia y el Alzheimer.

Además, ayuda a eliminar microorganismos dañinos para el cuerpo debido a que casi el 50% de los ácidos grasos en el aceite de coco es el ácido láurico de 12 carbonos.

Aceite de coco en la Belleza

Esta es una de las propiedades del aceite de coco que permite, a través de la digestión del ácido láurico, la formación de una sustancia llamada monolaurina.

De esta forma, tanto el ácido láurico como la monolaurina pueden destruir patógenos dañinos como bacterias, virus y hongos. Por ejemplo, estas sustancias han demostrado matar a las bacterias Staphylococcus Aureus (un patógeno muy peligroso) y la levadura Candida Albicans, una fuente común de infecciones de levadura en los seres humanos.

 

Más propiedades específicas

  1. Los ácidos grasos en el aceite de coco se convierten en cetonas, que pueden reducir las convulsiones,
  2. Facilita la absorción de calcio por el cuerpo,
  3. Proporciona alivio de la inflamación causada por la candidiasis sistémica, tanto externa como internamente,
  4. Ayuda a controlar el azúcar en la sangre y mejora la secreción de insulina,
  5. Y fortalece el sistema inmunológico porque contiene lípidos antimicrobianos, ácido láurico, ácido cáprico y ácido caprílico, que tienen propiedades antifúngicas, antibacterianas y antivirales.

Y esto, es solo nombrando las propiedades que científicamente se han comprobado del aceite de coco, pero aún tiene más beneficios que desconocemos.

Beneficios del aceite de coco

Entre uno de los beneficios del aceite de coco es que está comprobado que ayuda en el cuidado del cabello, ya que es un acondicionador excelente y ayuda al proceso de crecimiento del cabello dañado.

A su vez, proporciona las proteínas esenciales necesarias para nutrir y curar el cabello dañado. Y de igual manera posee otros componentes que aportan grandes beneficios para el organismo como otros aceites como el aceite de onagra.

Ayuda en la pérdida de peso

Quizás, éste es uno de los beneficios más reconocidos de este aceite y es que, sus composición permite que se pueda reducir el apetito y de igual forma, aumentar la quema grasa.

De hecho, es especialmente eficaz para reducir la grasa del vientre, que puedes apreciar en la cavidad abdominal y alrededor de los órganos, esa que está entre tu zona genital y tu pecho.

En un estudio realizado en 40 mujeres con obesidad abdominal demostró que, bajo el consumo de 30 ml (2 cucharadas) de aceite de coco por día, pudieron reducir significativamente el índice de masa corporal (IMC) y así, disminuir la circunferencia de la cintura en un período de 12 semanas.

Este número puede no parecer demasiado impresionante, pero debemos tener en cuenta que estas personas, al momento del estudio, no estaban bajo ningún régimen alimenticio ni dietas, por lo que el beneficio del aceite de coco cumple su función desde la simple ingesta.

Trata la infección del tracto urinario, del riñón y protege el hígado

Se conoce desde hace un tiempo que el aceite de coco se puede ingerir para aclarar y curar las infecciones urinarias y renales.

Es tanto su efecto, que los ácidos grasos de cadena media en el aceite funcionan como un antibiótico natural al interrumpir el recubrimiento lipídico de las bacterias, logrando matarlas antes de que se reproduzcan.

Además, el agua de coco también ayuda a hidratar y apoyar el proceso de curación, permitiendo que sea fácil aclarar los cálculos renales mientras que al mismo tiempo, protege el hígado.

Mejora la energía y la resistencia

El aceite de coco produce una energía sostenida más larga y aumenta tu metabolismo, así que cuando ingieres aceite de coco puro y de calidad, puedes obtener el mayor beneficio que otro procesado, ya que los ácidos grasos de cadena media son enviados directamente al hígado para convertirse en energía.

Actualmente, muchos atletas usan este aceite como una fuente de combustible durante sus entrenamientos y eventos deportivos de larga duración, ya que no necesitan nada más que dos cucharadas diarias para activar todo el cuerpo.

Y la forma en la que ingieren el aceite de coco (30 minutos antes de cualquier actividad física), permite que el metabolismo trabaje antes para preparar el organismo antes de iniciar la rutina de ejercicios.

La razón detrás de este beneficio del aceite de coco, es que contiene menos calorías que otros aceites y su contenido de grasa se convierte fácilmente en energía, no conduciendo a la acumulación de grasa en el corazón y las arterias.

Previene la osteoporosis y ayuda en el cuidado dental

Otro de los sorprendentes beneficios del aceite de coco es que aumenta la absorción de calcio en el intestino y ayuda a desarrollar dientes fuertes.

Por una parte, la investigación con osteoporosis ha encontrado que el aceite de coco no sólo aumenta el volumen y la estructura del hueso, sino también disminución de la pérdida ósea que genera la osteoporosis.

Y puesto que el aceite de coco tiene niveles tan altos de antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres, se convierte en un tratamiento natural líder para la osteoporosis.

Por otra parte, el calcio es un componente importante de nuestros dientes, el aceite de coco ayuda a desarrollar dientes fuertes y también ayuda a detener la caries dental, incluso es beneficioso para reducir la formación de placa y la placa inducida por la gingivitis.