Aceite de Hiperico

El hipérico  se conoce también con el nombre de corazoncillo o hierba de San Juan, es una planta endémica de Europa, pero también presente en otras zonas del mundo.

Desde antiguo se ha atribuido propiedades mágicas a sus preciosas flores amarillas. En la Edad Media se conocieron sus propiedades medicinales, las cuales están siendo avaladas por recientes investigaciones científicas.

 

PROPIEDADES DEL ACEITE DE HIPÉRICO

  1. Antiinflamatorias, de forma general.
  2. Es antiséptico y bactericida. El componente de la planta capaz de generar esta propiedad es la hipericina.
  3. Es muy cicatrizante y se ha utilizado desde antiguo para eliminar o mitigar las marcas de la viruela. Al ser antivírico, ayuda no solo a cerrar las heridas sino también a que no se infecten.
  4. Tiene propiedades nutritivas y emolientes. Sirve para mantener el tono de la piel.
  5. Reduce las consecuencias de las contusiones y el dolor provocado por golpes.
  6. También mitiga los hematomas, flebitis e hinchazón en las piernas.
  7. Al hipérico se le conoce por su efecto en el sistema nervioso: calma el dolor de cabeza, la jaqueca, la irritación o las migrañas.
  8. Es efectivo contra el insomnio, las astenias primaverales, el decaimiento, las tristezas, los terrores infundados, los miedos paralizantes y las depresiones de carácter leve.

Investigaciones recientes demostraron que estos últimos beneficios medicinales son debido a la presencia de hiperforina, coadyuvante en la actividad de la dopamina. Por eso se está estudiando su posible efecto beneficioso en enfermedades degenerativas graves como el Parkinson o el Alzheimer.  Aún no hay pruebas concluyentes.

El aceite de hipérico

Aceite de Hipérico

La planta es muy fácil de encontrar en los herbolarios e, incluso, en el campo donde crece de forma rústica. Puedes realizar infusiones con ella y si eres de los reticentes a tomar hierbas medicinales por vía oral, aprovecha todas las propiedades del hipérico enumeradas anteriormente realizando un sencillo aceite para masaje. Es fácil de hacer en casa sin problemas.

Utilizas un litro de aceite base que puede ser de oliva, girasol, almendras (es el más recomendable) y un puñado de flores de hipérico. Mezcla ambos productos y los deja macerar durante una semana en un lugar oscuro.

Después de algún tiempo, filtra el producto y si lo deseas, para potenciar su eficacia, puedes añadir algunas gotas de aceite esencial de las siguientes plantas:

Lavanda, si se va usar como relajante.

Rosa mosqueta, si necesitas un cicatrizante.

Árnica, si lo has preparado para contusiones o para el dolor muscular.

Usos del aceite de hipérico

Se sabe que este aceite se puede ingerir (siempre y cuando las flores sean biológicas y libres de pesticidas), es mejor que lo utilices para dar un masaje. Así reduces sus posibles contraindicaciones. Sé constante y utilízalo todos los días al salir del baño en las siguientes zonas:

En la parte del cuerpo afectada si se quiere curar, reparar golpes o cicatrizar.

En la parte baja del cuello y hombros con un ligero masaje si se pretende eliminar jaquecas, migrañas, temores, astenias estacionales, insomnio, cansancio espiritual y tristezas.

En la espalda, pecho y estómago si te encuentras a las puertas de la depresión o con una caída de ánimo severa.

Comprar aceite de hipérico

 

Si te interesa adquirir este aceite, debes saber que la recolección de la planta se produce en verano, a partir del 24 de junio, día de San Juan, de ahí su nombre. El  aceite de hipérico se obtiene a través de la maceración de las flores y parte alta del tallo en aceite de girasol en una proporción de 1 a 5 por lo que es 100% puro, sin colorantes, perfumes ni conservantes. Siempre se recomienda conservar en un lugar seco, lejos del calor y la luz.

Como se indicó anteriormente las utilidades de este aceite entre otras son la cicatrización de la piel, heridas y eccemas, siendo sus propiedades las de analgésico, antiinflamatorio, astrigente y efecto sedante.

Es muy recomendado en terapia de masajes ya que mitiga el dolor muscular y contusiones a la vez que su aroma eleva el ánimo mediante su contenido en hipericina y flavonoides.

Hypericum perforatum es una planta medicinal con variadas aplicaciones. Su aplicación tópica sirve para acelerar la cicatrización de las heridas.

Aceite de Hiperico para heridas

Al probar éste maravilloso aceite da la impresión de ser casi mágico por el poder que tiene tan curativo en la piel, cualquier roze, grietas, heridas, ampollas, descamación, antiinflamatorio realmente he comprobado en mi misma la velocidad que tiene de regenerar en cuestion de días; para mí es un indispensable en mi botiquin de viaje y además es un buen antiarrugas para el  contorno de ojos.

El aceite de hipérico se produce macerando las partes de las flores en aceite de oliva y se deja 40 días al sol y poco a poco se va tiñendo el aceite de un color rojo intenso. Su recolección  es el 24 de junio que es cuando más poder curativo tiene la planta; por eso también se llama flor de San Juan.

Cabe señalar que las propiedades de esta hierba que más han atraído a los investigadores se vinculan con su uso tradicional para el tratamiento de la depresión leve a moderada. Esta indicación se validó en las últimas décadas por las agencias de salud de algunos países como Alemania, donde se la ha incluido en la farmacopea oficial, y se le prescribe ampliamente con ese propósito terapéutico.

Cuando el hipérico se usa como medicamento fitoterapéutico, generalmente se administra en forma de extractos estandarizados, con concentraciones fijas de los principios activos a los cuales se atribuyen los efectos farmacológicos; se considera que el más importante de éstos es la hipericina, aunque estudios recientes reportan una mayor actividad de la hiperforina como el aceite de onagra.

Esta conclusión se basa fundamentalmente en un ensayo con resultado negativo llevado a cabo por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de los Estados Unidos.